Un balance del último consejo politico de IU

Un balance del último consejo politico de IU

Tal y como ha aparecido, el Consejo Político se desarrolló en un clima inusualmente tranquilo y apacible que, creo, todos agradecimos. En nuestro caso, esa ausencia de confrontación no estuvo exenta de una posición de principios y de una perspectiva estratégica en la valoración del momento político y de la posición de Izquierda Unida, especialmente por lo que hace a las próximas elecciones europeas.

  • En primer lugar, el proceso constituyente es el “proyecto político” para esta etapa de Izquierda Unida y los temas de la agenda política deben ser considerados como oportunidades para concretar y poner en marcha ese proyecto.
  • Los criterios de articulación del proceso constituyente son (recordamos):
    • La apertura a la sociedad de izquierdas
    • La rearticulación de nuestro espacios social y político
    • La capacidad de encuentro con otras sensibilidades, personas, organizaciones de la izquierda social y política.
  • Por eso, la respuesta a la crisis económica y las elecciones europeas deben abordarse desde esta óptica.
  • En relación con la crisis, planteamos:
    • No dar nada por supuesto, la crisis no traerá ningún caudal de votos a nuestra organización.
    • La lógica del “cuanto peor mejor” no solo nos es ajena, sino que en general, es bastante falsa. Lo usual es: cuanto peor, peor.
    • Es necesario revitalizar el tejido crítico con iniciativas abiertas, horizontales y muy transversales, básicamente que sirvan para politizar este conflicto: foros contra la crisis; encuentros contra la crisis etc.. Esto es, salir de nuestras paredes y de nuestros actos endogámicos.
    • Es necesario que el plan de medidas alternativas contra la crisis propuestas en el Consejo político formen parte de este debate en los foros y encuentros contra la crisis, las campañas serán efectivas en la medida que articulemos espacios para confluir todos aquellos sectores sociales y políticos que comparten una perspectiva crítica de las alternativas que se están planteando.
  • En relación con las elecciones europeas propusimos lo siguiente:
    • Reconocer el esfuerzo que se había realizado integrando una parte sustancial del documento de la IU abierta en la propuesta final
    • Plantear que tal y como estaba el documento era muy contradictorio entre la primera y la segunda parte. Mientras que la primera parte abría un proceso de debate y de encuentro hacia fuera, la segunda prácticamente lo limitaba y lo cerraba.
    • Entendíamos que el momento es el momento para estimular el trabajo de la organización y para mostrar públicamente capacidad de iniciativa política, de apertura y de ambición y que eso no se garantizaba con la propuesta que se nos realizaba.
    • Por último, valorábamos que era muy prematuro proponer la aprobación de la candidatura de Willy Meyer. No veíamos ni la urgencia ni la necesidad. Y en relación con lo anterior nos parecía que la suma de acuerdos muy establecidos más una candidatura cerrada, daba al traste con cualquier ambición hacia fuera y con la perspectiva de apertura que surge de la necesidad de refundarnos.

Por último, se abordó el tema del Informe (fallido) sobre el proceso de refundación. En este punto mostrar nuestra profunda decepción porque el objetivo central de este proceso siga en situación de “parada técnica” tres meses después de la celebración de la Asamblea y dos Consejos Políticos después. Parece muy poco comprensible que este tema siga de esta manera y urgimos a que se agilicen los trabajos para disponer de ese Informe a la mayor brevedad posible.

En términos de voto, decidimos votar a favor del Informe y abstenernos en la parte europea, aun cuando convinimos en que, obviamente, en nuestra sensibilidad no hay disciplina de voto y que por tanto obra, por defecto, el voto en conciencia.

Nuestro balance del Consejo es positivo en términos generales. Creemos que el tono del Consejo y las decisiones principales son las correctas, aún cuando pensamos que:

  • No se presta suficiente atención a la necesidad de articular social y políticamente la respuesta de izquierdas a la crisis. Esta no será natural y no surgirá solo desde el ámbito de las declaraciones.
  • Se ha perdido una oportunidad para haber puesto en marcha un proceso ilusionante en relación con las elecciones europeas.

Respecto a la IU abierta, creemos que el balance es muy positivo. De una parte mostramos contundencia, iniciativa y propuesta estratégica. Y lo hicimos muy lejos de las formas agrias y de confrontación de otros momentos de esta organización.

Queremos seguir mostrando lo que siempre hemos defendido: que se pueden tener discrepancias incluso importantes, mostrando en todo momento que se trata de disputas entre compañeros/as.

Anuncis