Izquierda Unida, hacia dentro o hacia fuera

Izquierda Unida, hacia dentro o hacia fuera
Edmundo Fayanas

Celebradas las elecciones locales y conocidos los resultados electorales, vemos que Izquierda Unida ha tenido una subida media del 1%. ¿Cómo leer estos resultado Si vemos los análisis de la propia organización, son valorados como positivos y un avance en su consolidación como proyecto político.

Otros miembros de la organización como el diputado Gaspar Llamazares son más críticos y aun reconociendo avances, lo consideran insuficientes, dadas las circunstancias que se dan en el país.

Analizando los resultados de Izquierda Unida de una manera objetiva son malos sin paliativos, dadas las expectativas que se daban. El problema para analizar dichos datos es que hay que partir de la gravísima situación social en la que nos encontramos inmersos por la crisis económica y su coste social. Habiéndose dado una caída muy importante en el voto del PSOE, Izquierda Unida ha sido incapaz de atraer mayoritariamente a esos votantes frustrados del PSOE, lo que pone de manifiesto que el proyecto político está mal definido y no ha resultado ser un polo claro y atractivo para la gente progresista.

Me ha llamado la atención y hay que tener en cuenta en estas elecciones, la existencia de un gran número de organizaciones de izquierda y verdes, que no se han integrado en IU ¿Por qué, Cayo Lara, no se produce esto?

Me resulta difícilmente explicable porqué organizaciones como Chunta Aragonesista, el propio BNG no están en coalición electoral con IU.

Resulta sangrante que muchísimas ecologistas y verdes no vean en Izquierda Unida un aliado y no se plantee coaliciones ¿Por qué esto no sucede?

Varios aspectos llaman la atención en estas elecciones ¿Qué pasa con Ezker Batua en el País Vasco? No creen que el espectáculo que dan sus luchas internas por intereses personalistas, de dinero y de lista de afiliados producen un auténtico sonrojo para propios y ajenos  ¿En que se ha convertido Ezker Batua del País Vasco?

Lo que sucede en el País Valenciano con la existencia de Compromis sector escindido de IU, siendo el mismo proyecto político y donde nuevamente se dan problemas personalistas en la elección de cargos, egocentrismo, falta de miras, que hace que todo fracase. Es necesario e imprescindible que se tiendan puentes, lugares de encuentros y lo que haga falta para que Compromis e IU en el País Valenciano vayan juntos, e incluso sumen fuerzas  como los verdes, progresistas independientes…

Un ejemplo positivo ha sido IU de Navarra, que ha sabido unir a Batzarre, grupos socialistas, independientes, verdes… Les animo a seguir en la misma línea. Han aglutinado ya a una parte del progresismo navarro pero todavía hay más gente que en un proyecto abierto pueden sumarse, más ecologistas, gentes que salgan del PSOE, más independientes, nacionalistas de izquierdas, candidaturas progresistas en pueblos. Ese es el camino, abrirse y sumar para el cambio.

Hoy Izquierda Unida debería representar el 15% de los votos del país y sin embargo escasamente supera el tercio de estos votos. La labor de futuro pasaría por sumar gentes progresistas a este proyecto abierto que atrajera a ese 10% que no los vota.

No me deja de sorprender, cuando Cayo Lara habla de fortalecer la organización interna. Eso es lo que lleva al fracaso de IU.

La situación actual necesita de todos los hombres y mujeres que luchamos por un mundo mejor, porque la situación es muy grave y las agresiones que estamos sufriendo por las clases poderosas a través del neoliberalismo necesitan respuesta YA, rápidas y constatables. Si Izquierda Unida se suma a esta respuesta sería fantástico.

En este sentido muestro mi total apoyo a la propuesta de Gaspar Llamazares de hacer un frente de izquierdas o como se le quiera llamar, donde tengan cabida todos, desde IU, a los nacionalistas progresistas, EQUO, Espacio Plural y todos aquellos que piensen que un mundo mejor y más justo es posible. Desde luego la mejor formula sería el de las coaliciones electorales amplias, basadas en un programa que aglutine a grandes capas de la población y que estaría basado en una serie de puntos concretos.

1. La democratización del Estado, en varios aspectos a desarrollar:

•    Modelo de Estado  yendo hacia el federalismo.

•    Modificación de la Constitución.

•    Democratización con:  Implantación del modelo republicano, nueva ley electoral y formulas de participación y control popular.

2. Una Unión Europea democrática y no burocratizada que este al servicio de los europeos.

3. Un programa económico como el que propugna ATTAC.

•    Buscando una economía sostenible.

•   Un modelo energético no contaminante y sin energía nuclear.

•   Garantizar el papel del estado del bienestar.

4. Una política internacional, basada en el principio de la no intervención armada y en la defensa de los derechos humanos y en la ayuda al tercer mundo  apoyando el 0,7%.

5. El desarrollo de políticas medioambientales defensoras del planeta, cuidando el agua como derecho humano y no su privatización.

Evidentemente habrá más aspectos a añadir y matizar pero podría ser la base de una coalición amplia de izquierdas que recogiera a todo el progresismo del país y sería un grito de esperanza en este oscuro país, siendo un factor decisivo en el cambio que queremos que se produzca.

Los progresistas debemos empezar a aprender a sumar y no como ha sido práctica habitual restar.   Es difícil, pero no imposible llegar a este frente de izquierdas. Debemos dejar de lado los personalismos, maximizar los puntos de encuentro y minimizar los desencuentros.

El objetivo es parar esta ofensiva neoliberal y empezar a tomar fuerzas para hacer el cambio que este país demanda y necesita. Los progresistas con sus distintas siglas, izquierdas, nacionalistas, ecologistas, intelectuales y personas que quieren ser libres y luchan contra la injusticia, unámonos, está en nuestras manos. Hagámoslo.