Una coalición plural que amplíe y no excluya

Una coalición plural que amplíe y no excluya
Francesc Mates

Para hacer frente a la crisis, a las políticas neoliberales UE que empeoran las condiciones de vida, y a la marea azul PP, hace falta políticas como las que proponen el 15 M y… unidad de las izquierdas.

Disponemos de cinco semanas y un pico para conseguir una coalición, amplia y plural, de todas las izquierdas federales estatales y de las izquierdas autonómicas o nacionales.

Una coalición en la que pudiéramos confluir segmentos sociales con activistas del movimiento 15 M, del movimientos sindicalista, de las organizaciones anticapitalistas, transformadoras y socialistas.

En un ente así de amplio podemos hacer causa común desde IU, a EUiA, EBB, ICV, Compromís, CHA, BMG, Equo, con la sólida intención de compartir con sectores socialistas significativos, entre quienes se decidan a combatir las políticas neoliberales y la crisis con óptica social trabajadora.

Un fermento puede surgir con la confluencia práctica desencadenada contra la reforma constitucional sobre el tope de déficit. Otra confluencia nos la puede facilitar una buena, amplia y potente movilización estatal para el 15 de octubre promovida por el 15 M.

Para que funcionase esta idea de acuerdo electoral necesita ser inclusiva, flexible, tolerante, igualitaria, dialogante y sin exclusiones previas de unas organizaciones a otras.

Hay tres puntos calientes en que la inflexibilidad y la intolerancia conducen a las exclusiones, hasta el punto de conducirlo a un ¿pues va a ser qué no?

En Madrid es Equo (y su mentor el Partido de los Verdes Europeo) quien señala que su estrategia no contempla participar en una coalición amplia donde vaya IU.

En Cataluña existe una coalición ICV-EUiA que comparte coalición estatal entre IU-ICV-EUiA. En las aproximaciones para su renovación se han dado cuatro pronunciamientos. IU propone mantenerla con una renovación y ampliación. EUiA propone proseguir la fórmula catalana (ICV-EUiA) y la federal estatal (IU-ICV-EUiA) con las incorporaciones que puedan haber. Joan Herrera de ICV exponía “sería razonable que todas estas formaciones que se mueven a la izquierda del PSOE sumasen y que intentaran concurrir juntas a las generales”. En otra sintonía, ICV anunció a IU que estaba dispuesta a repetir la coalición ICV-EUiA en Cataluña, pero que de momento no contemplaba que en el Estado la coalición catalana fuera e hiciera campaña ni con Equo de Madrid ni con IU.

En el País Valenciano ni Compromís ni EUPV quieren ir en coalición. Este estado de cosas encuentra su eco en Aragón, Baleares y Galicia.

¿Porqué no nos movemos en el terreno de lo que “sería razonable” y “concurrir juntas a las generales?

¿Cómo ICV contempla estrategias en las que pueda haber una coalición con EUiA en Cataluña cuya complementariedad federal estatal excluya a IU? ¿Quizás por ser EUiA soberana e independiente de IU? Pues por la misma razón EUiA es soberana e independiente de ICV.

La realidad es, en el caso de la izquierda transformadora en Cataluña, que es ICV quien tiene en su tejado la decisión de proseguir la experiencia emprendida desde hace ocho años de coalición federal con IU en el Estado, o de cambiar esta orientación. En la tesitura de separarse, eso significa de inmediato en la campaña electoral la ruptura de la coalición actual existente (IU-ICV-EUiA). Hoy en día esta divisoria dinamita la coalición catalana y hace inviable mantener el acuerdo ICV-EUiA en las elecciones generales. Deshacer o romper la coalición estatal es legítimo pero contraproducente y muy negativo para las consecuencias divisorias que afectarán a todas las partes, con mayor impacto aún para ICV y EUiA.

En ese caso se impone la reflexión y tomar nota de que EUiA no comparte participar en una coalición federal estatal en la que se excluya a IU. Además EUiA se plantea seguir formando parte de una coalición federal estatal con IU que sume en vez de restar en el Estado