Abriendo la izquierda

Abriendo la izquierda
Manel García Biel

El miércoles 7 de marzo se presentó en público la nueva formación política Izquierda Abierta. Más que una nueva formación al uso su planteamiento es novedoso, su objetivo es ampliar y unir los diversos ámbitos de la izquierda alternativa sin plantearse competir con ellos.

El tiempo dirá si tienen éxito en su objetivo pero no cabe duda que su intención es positiva y saludable. Sus planteamientos son los tantas veces manifestados públicamente por Gaspar Llamazares, unir en un solo esfuerzo los diversos embriones de la izquierda que no quiere ser alternancia a la derecha sino alternativa  ella. Ser el referente político de la izquierda social organizada como son los sindicatos y de los sentimientos de izquierda que pueden representar fenómenos como el 15M. Se trataría de evitar que vuelva a ocurrir como con todo el movimiento surgido alrededor de la guerra de Irak y que después quedó políticamente en nada.

En su presentación la nueva formación planteó que trata de abrir IU, objetivo harto complejo dado los férreos controles existentes en esa organización, y a la vez abrirse hacia el exterior hacia otras formaciones existentes o en formación, especialmente hacia Equo con quien discrepan de su planteamiento de existir al margen del resto de las formaciones de la izquierda alternativa.

Es evidente que en nuestro país existe un electorado de izquierda alternativa, cansado de la derecha y desengañado de la izquierda realmente gobernante, es decir del centro izquierda social liberal que representa el PSOE.

También es cierto que el bipartidismo existente por razón del sistema electoral y potenciado por los medios de comunicación ha empobrecido la vida política y desengañado a sectores importantes de la sociedad.

Es necesaria una regeneración y un planteamiento alternativo que sea capaz de potenciar la política, porque sin alternativas políticas la izquierda social está huérfana y en clara desventaja frente a la hegemonía de la derecha.

Hay una sensación de incomodidad y de malestar ante la situación social y política actual que da lugar a numerosos  movimientos sociales parciales y también en el ámbito político surgen en distintos ámbitos territoriales intentos de organización de izquierdas diferentes.

Es ante esta situación que el planteamiento de Izquierda Abierta es novedoso en cuanto no pretende reemplazar ni a los viejos planteamientos existentes, vease IU, ni a los nuevos. Lo que hace es llamar al entendimiento y a reagruparse, sabiendo que eso significa por parte de todos generosidad y voluntad de no controlar lo que es diverso. Ir hacia ese Frente Amplio alternativo donde quepan todos los que estén a favor de otra forma de sociedad más justa y democrática y que pueda plantear en estos momentos de regresión y de emergencia democrática una profundización democrática sobre el modelo de estado más plural, de un desarrollo económico más justo y sostenible.

Ya hay muchas opciones de izquierdas y alternativas en numerosos ámbitos, no es preciso que surjan más opciones sino que es imprescindible que todos esos embriones den un salto adelante y dejen de ser grupos o grupúsculos, menos o más representativos y se apresten a una operación de unidad que permita hacer surgir una voz nueva, una voz potente, y una voz alternativa plural en su opción y en su composición que permita reunir y aportar lo mejor de cada casa. Izquierda Abierta quiere ser simplemente un instrumento para abrir la izquierda alternativa existente más estructurada y permitir una integración cómoda de toda las izquierdas, desde las de posiciones de socialdemocracia real, externa al PSOE, hasta las izquierdas autonómicas, pacifistas, ecologistas que emergen por doquier.

La izquierda social realmente existente y organizada, los movimientos sociales diversos, precisan de una voz que articule políticamente sus posiciones y que a la vez sea un modelo alternativo e ilusionante frente a la actual realidad política decadente y hegemonizada por la derecha.