Bon Pastor, hoy y en el futuro

Bon Pastor, hoy y en el futuro
J. Camilo Ramos

Hace 47 años vivía en la calle Josep Soldevila, en Sant Andreu, mi habitación tenía una ventana cuya vista era las vías del tren y más allá un entramado nada claro de industrias hasta donde se perdía el horizonte.

Mis padres que habían venido desde el barrio chino hasta Sant Andreu tenían una visión del Bon Pastor acorde con lo que se escuchaba en el mercado del barrio,  nos tenían prohibido a mis hermanos y a mi cruzar las vías, en el otro lado asomaba el peligro…

Yo no sabía entonces de que peligro se trataba…hace un par de años tanto Amado Domenec como Encarna me corraboraban, “muchos taxistas no querían entrar al barrio…”.  Bon Pastor y el Baró de Viver eran barrios transfonterizos en el imaginario de la ciudad, Barcelona.

Un día con mis amigos, un grupo de chicos del Bon Pastor nos invitaron a jugar un partido de futbol en su barrio y haciendo oídos sordos a nuestros progenitores nos adentramos en la jungla, no recuerdo muy bien cual era el descampado del evento, recuerdo eso sí que perdimos y que perdimos en la devolución de la visita en otro descampado en torno a la escuela de Ntra. Sra. De los Angeles en Sant Andreu. Así descubrí que en Bon Pastor debiera haber misterios, pero que jugaban mejor que nosotros al fútbol.

Con el tiempo aquí tengo algunos de mis mejores amigos, y aquí tuve a un maestro en las cosas de los barrios y de las luchas sociales.

La segunda cosa que recuerdo del barrio, mucho más tarde fueron las primeras elecciones democráticas. Hacia yo con otro compañero el puerta a puerta y nos tocaron dos zonas distintas, una en nuestro barrio de Sant Andreu y otra por viviendas de la calle Estadella y entornos. Lo que me llamó la atención de un entonces sorprendido visitante, es que en Bon Pastor nos abrían las puertas de par en par, no os importaba charlar, cuando en mi barrio era difícil que te observaran siquiera por la mirilla,  la mayoría cogían la papeleta sin decir casi nada y cerraba.

Luego he estado muchas veces. Con la experiencia que me da conocer un poco el conjunto del distrito y cada uno de sus barrios; pero siempre me ha parecido ser deudor de este.

¿Una persona de fuera de Bon Pastor hablando de Bon Pastor, sobre sus realidades y su futuro, que puede aportar?

A veces la distancia es una forma interesante de conocimiento, no es el conocimiento mismo, pero si una ayuda, y esta charla coloquio tiene la pretensión de la ayuda, nada más que eso. Un intercambio de ayudas.

1. La mirada subjetiva

Todo coloquio requiere su introducción del tema, aquí tenemos mucho avanzado, excepto para aquellas personas que vienen de fuera, conocemos el barrio todos.

¿Pero lo conocemos?

Cuando los barrios cambian muy deprisa, a veces no tenemos tiempo de comprender las nuevas situaciónes, el poeta francés Baudeleire escribía “la ciudad cambia más rápidamente que el corazón del hombre” y esto era en el siglo pasado. Hoy la ciudad es un relámpago.

¿Qué vemos cuando miramos el Bon Pastor?. La mayoría me dirá que lo mismo pero con las Casas Baratas remozadas o en proceso de cambio; un mercado provisional, la biblioteca y el metro por fín. Si llevamos el pensamiento hacía atrás incluirán el ambulatorío, el centro civic, la pérgola sobre el cubrimiento de la Ronda litoral y un río más límpio.

En realidad Bon Pastor vive su propio imaginario acumulado por los años, el Bon Pastor como el espacio residencial del Bon Pastor, la industria sí está allí en el Bon Pastor, pero no formaba parte de nuestra vida sino como itinerario hacia el metro en Sant Andreu o como lugar de trabajo.

El residencial de la Maquinista ha roto esos moldes, pero no los hemos roto aún desde dentro del barrio, la casi nula interrelación humana y la ausencia de intercambio de información sobre nuestro propio barrio ha configurado la preexistencia de al menos 2 Bon Pastor, y también ha roto con la estructura urbana y el insconciente que todos tenemos sobre el espacio de vida cotidiana en el barrio.

La estructura urbana la ha roto porque el Plan General Metropolitano reservaba funciones específicas para la zona industrial y la residencial, y los problemas de lo que podríamos llamar el casco antiguo en el que podemos incluir tanto las Casas Baratas como la zona de Enric Sanchis y Estadella, ahora no pueden pensarse como antes.

La centralidad se ha desplazado, pero no está clara cual debe ser la nueva centralidad; y así los equipamientos que antes eran centrales con respecto a la población, ahora dejan de serlo en relación a una parte de la misma, la Maquinista.

Si no somas capaces de dar un giro a nuestras cabezas y repensar el futuro del barrio en torno al todo, la brecha entre el sector de la Maquinista y el barrio antiguo se alargará.

Esta brecha es de nivel de renta; es de nivel de estudios; es de capacidad económica en general; pero también se sirve de imágenes, tanto por la forma de llegar al barrio que los acoge, el Bon Pastor; como en la forma en que se les hace visualizar un barrio residencial autónomo que no tenga que ver con los añejos recuerdos del barrio tras la frontera.

En realidad los nuevos habitantes no habían venido al Bon Pastor, sino a colonizar tras las vías férreas un espacio que está en el Bon Pastor, para un proyecto distinto.

Esta realidad que marcará el barrio aún durante tiempo, porque también forma parte de una imagen subjetiva, pero además comprada a un precio elevado (no olvidemos que el residencial de La Maquinista nace en época del boom inmobilario) es un elemento a tener muy en cuenta, pero que hay que ir trabajando;  han pasado muchos años ya desde que los pisos fueron habitados. No es imaginable hoy Bon Pastor sin la mirada también de estos nuevos vecinos. ¿Cómo lo ven?. No lo sabemos.

2. Bon Pastor pobre – Bon Pastor rico

La prensa llevaba un análisis sobre el nivel de rentas de los barrios de Barcelona, sobre una base de 100 como renta media de la ciudad, el Bon Pastor se sitúa en 56, Pedralbes en 242; Sant Andreu en 80, las diferencias entre los barrios de rentas medias altas y bajas hace que exista hoy una extrapolación muy fuerte entre unos barrios y otros; si la media es 100 y Sant Andreu tiene 80 es que los barrios muy ricos tienen un nivel de renta muy importante. No todos salen perjudicados en la crisis económica.

Hace unos años la base del Bon Pastor, con las viviendas de la Maquinista ya incluidas llegó a 64. Hoy Bon Pastor por si sólo, las estadísticas anteriores figuraba con el Baró de Viver vuelve a estar por debajo de los lindes de la pobreza. Se entiende que un barrio es pobre cuando su base de renta es inferior al 60% de la media. Eso no quiere decir que todos seamos pobres en el barrio, pero si que quiere decir que hay un número importante de la población del Bon Pastor que está pasando penurias importantes y que la tendencia es ha empeorar.

He visto algo de esto en la petición de la Asociación de Vecinos sobre la revisión de los alquileres de la 1ª y 2ª fase en relación a la situación social. No comparto esta petición.  Creo que a veces confundimos la solidaridad con el paternalismo social.

Bon Pastor es uno de los barrios de la ciudad donde el nivel de inversiones por habitante ha sido mayor, si comparamos los equipamientos del Bon Pastor con el resto de barrios de nuestro distrito y la cantidad de inversión media por habitante, estaríamos disparados en el ranking.

Introduzco este tema aquí, porque hay que deshacer tópicos sobre el abandono, la izquierda municipal ha hecho mucho en esto, en términos de discriminación positiva.

En términos de hectáreas el Bon Pastor es el barrio de mayor superficie del distrito, en términos de densidad, de habitante por kilómetro cuadrado es uno de los menos densos de la ciudad, incluso por debajo de otras zonas también industriales.

El sobresfuerzo no ha hecho despegar el nivel de renta, ha mejorado eso sí las condiciones de vida; Bernat Goñi, en su estudio sobre la “Identificación, localización y caracterización de las secciones censales desfavorecidas de la región metropolitana de Barcelona”   llega a la conclusión de que algunos barrios desfavorecidos se especializan en atraer población de bajos recursos. En estos casos la vivienda suele caracterizarse por su baja calidad y superficie reducida y no obstante en muchos casos como contenedores de familias o grupos amplios.

Normalmente población de bajos recursos y nivel educativo que tienen dificultades de reinserción en el mercado laboral, debido en general a una formación profesional obsoleta.

El otro elemento de estos barrios muchas veces es el aislamiento geográfico.

Estos tres problemas se dan en una parte importante del Bon Pastor, la zona de Enric Sanchis y la zona Estadella, a lo que hay que sumar las características de los pobladores de las Casas Baratas.

Estos tres problemas son de los más importantes que hay que abordar en el barrio, el proceso de renovación o rehabilitación de las viviendas del sector Estadella y Enric Sanchis; la calidad en la formación de las niñas y niños del Bon Pastor y las comunicaciones, sobre la que el metro, por primera vez puede ejercer un papel integrador.

Las comunicaciones acercan los lugares. Pero también alejan a la población. Algunas ciudades del entorno de Madrid, Ciudad Real por ejemplo pensaban que los ciudadanos madrileños podrían utilizar su ciudad residencial mientras trabajan en Madrid por la cercanía que produce la Alta Velocidad, lo que no tuvieron en cuenta es que ese intercambio se produce también al revés, y muchos manchegos se van a comprar a Madrid lo que antes compraban por fuerza casi en Ciudad Real.

La atracción que ejercen ahora algunas zonas de Badalona o Santa Coloma para la compra es muy superior a la que era hace 2 años. Por el contrario, ¿para qué va a venir uno al Bon Pastor desde esos sitios?.

Estoy enumerando los problemas, el hoy del barrio.

No existe un Bon Pastor rico, el nivel de renta global del barrio y su disminución con respecto a los años anteriores descubre que aunque el nivel de algunas de las zonas del barrio es preocupante desde el punto de vista social. no existe una clase antagonista en el residencial de La Maquinista, en general se trata de sectores de lo que llamaríamos hace 6 años clases medias, ligados a un ascenso social, ya sea debido al boom económico derivado de la economía del ladrillo, funcionarios, sectores de la administración, algunos autónomos, gentes en general que al albur del discurso mayoritario del que todos podíamos ser ricos “se creyeron” que eran algo distinto inserto en el barrio del Bon Pastor del que desconocían muchos su existencia.

La crisis económica ha puesto la etiqueta correspondiente “trabajadores asalariados de rentas medias” que hoy sufren también en mayor o menor medida los tijeretazos.

El proyecto de finales del siglo pasado y principios del presente de enfrentar a las gentes de la misma clase social en torno a supuestas ventajas comparativas si aceptabas unos valores: el de la propiedad, el de la competencia, el individualismo y el consumo, que había conseguido que una parte muy importante de la sociedad se plegara a ellos ha fracasado por el durísimo ajuste de salarios y recortes sociales que nos proyectan a cada uno a nuestro lugar en la escala social.

3. La pérdida de los valores de la izquierda en la ciudad afectan también al Bon Pastor.

Hemos de comprender lo que ha pasado en la propia izquierda para no cometer los mismos errores; que nos llevaron desde recoger en los primeros años de la democracia los anhelos de los movimientos sociales, en Bon Pastor, sobre todo a través de la Asociación de Vecinos; hasta un pacto explicito tras los Juegos Olímpicos con las fuerzas económicas y financieras en el llamado Plan Estratégico y Social, donde la hegemonía en el diseño de la ciudad pasó a sectores inmobiliarios y la banca. Y donde las empresas transnacionales demuestran su capacidad de imponer a los gobiernos sus intereses.

En Bon Pastor esto tiene ejemplos concretos:

a) Althom impone a los distintos gobiernos, municipal, autonómico y del Estado sus condiciones para hacerse con Maquinista y Macosa, estás influirán de por vida en el Bon Pastor futuro.

b) Mercedes Benz toma nota de la operación de Althom para acabar de eliminar la producción en Barcelona y en Bon Pastor.

En realidad ha dejado unos terrenos expectantes, donde en su día quiso cambiar los usos del suelo desde industrial a residencial. La crisis económica ha paralizado toda la operación. ¿Para rehacer la actividad industrial? No, para esperar.

c) Las Casas Baratas tienen una historia de supervivencia y ahora pueden tenerla de dignidad, el Psje Cequia de la Madriguera es hoy un paseo de la dignidad frente al pasaje de inmundicia de ayer, los promotores públicos a pesar de todos los pesares han comprendido mejor la dignidad de las personas que los promotores privados; pero no tienen sentido del tiempo.

La dilatación de un proceso de remodelación es una lucha contra el tiempo de vida que le queda a muchos vecinos de las propias casas aún no remodeladas..

La dilatación obedece a dos causas, una los tempos políticos de 4 años entre elecciones; el otro la dependencia de la banca y de los créditos.

La banca hoy no tiene necesidad de ofrecer créditos para las sucesivas fases de la remodelación, la inexistencia de una banca pública y la existencia de un stop de viviendas y solares en su poder, consecuencia de la explosión de la burbuja inmobiliaria,  hace que este tipo de operaciones no le resulten ni cómodas ni rentables en términos económicos. Sólo en la medida que sea presionada por los organismos públicos, y las entidades vecinales, será factible las fases siguientes en esta y otras operaciones de remodelación.

Vemos como las multinacionales y el sistema financiero ahogan en lo que puedan a los ciudadanos… son ellos realmente los que están controlando el suelo y el dinero.

Esto no siempre ha sido así, ni tampoco las respuestas públicas han sido siempre las mismas, esta no es la primera crisis económica con ayuntamientos democráticos, la diferencia entre esta y las otras, es que esta es la primera en que el ayuntamiento no ha mantenido la inversión en los barrios, haciendo así que la pérdida de trabajo sea más pronunciada.  Estamos ante un ayuntamiento que actúa de acuerdo con las directrices económicas de la Generalitat, y con una Generalitat que no es que actúe así por culpa de Madrid, sino que se alínea con el pensamiento de Merkel en torno a la austeridad, y en hacer recaer la  extensión de esta crisis sobre los asalariados, parados y jubilados, como forma de hacer empequeñecer los salarios y agravando así la crisis de consumo. Lo que Gaspar Llamazares ha denominado “austericidio”.

EL MERCADO FINANCIERO LO QUIERE TODO

Esta crisis tiene otros objetivos en términos de mercado que se ponen en evidencia en nuestro barrio son los recortes en salud y en formación, mediante diferentes medidas que afectan a nuestro hospital de referencia, Valle Hebrón y en las no sustituciones del profesorado enfermo en las escuelas públicas, se trata de poner en cuestión lo público para poner en el mercado para aquellas personas que puedan la salud y la enseñanza privada, mientras la pública se especializa en acumular los alumnos en peores condiciones sociales.

Esto en Bon Pastor es histórico, creo que indistintamente del pensamiento que cada uno tengamos sobre el Padre Botella, existe algo que hoy en día es innegable, no existía ninguna necesidad de crear una escuela confesional en el barrio, de pago. Más en una época donde todas las escuelas eran confesionales, el franquismo. En el fondo es lo mismo que la Escuela de la Maquinista, son escuelas que segregan por nivel de rentas (excepto ayudas puntuales).

BARRIO DE TRABAJADORES Y BARRIO DE TRABAJO

El Bon Pastor es un barrio que históricamente ha estado unido a la actividad productiva, de hecho es imposible comprender su historia sin la industria; bastantes de los residentes lo son en el doble sentido , en su tiempo de ocio y en su tiempo productivo.

Desde hace cerca de 25 años, el tejido industrial del distrito de St. Andreu, y especialmente, el conjunto inscrito en el barrio de Bon Pastor, está sometido a fuertes incertidumbres y presiones.

Estas vienen producidas por las distintas formas de entender el futuro del Polígono Industrial, que es uno de los últimos enclaves industriales de la ciudad.

El distrito de Sant Andreu, a través de la transformación propiciada por el Plan Sant Andreu- La Sagrera  ha tenido una pérdida de 379.131 m2 de superficie calificada de 22,industrial. Esto equivale a algo más que toda la superficie del barrio de Sant Andreu.

El Ayuntamiento ha basculado en los últimos 20 años, entre el apoyo a la continuidad del Polígono Industrial del Bon Pastor,  entre los años 1995-9. con la incorporación de  la fibra óptica y la petición de ayuda a los fondos estructurales de la Unión Europea; y la potenciación de la Asociación de Empresarios;  a un avance de planeamiento, Septiembre de 2002 , que era un plan de retoques, con una pequeña pérdida de suelo industrial en sus bordes , políticas que duraron de 1999-2003; hasta los Criteris orientadors per a la transformacio d´àrees industrials a Barcelona, con los trabajos previos para la transformación de la Verneda inustrial, políticas desde el 2003 hasta el 2007.

Y la presentación durante la anterior legislatura de los proyectos de 2 nuevos barrios entre los que se incluía el de Verneda Industrial-Estadella, con una superficie de afectación de suelo industrial de 387.371m2.

La política de creación de un nuevo barrio en el Polígono Estadella, estaba basada en estudios publicados por el Gabinete Técnico de Programación del Ayuntamiento de Barcelona y sustentado en dos premisas falsas:

– La supuesta necesidad científicamente demostrada a través de un estudio de prospectiva demográfica de crear aproximadamente entre 10.000 y 16.000 nuevas viviendas en la ciudad (de las cuales el 50% serian privadas.

– La obsolescencia industrial del polígono.

La primera de las dos premisas se ha demostrado falsa, no porque lo digamos nosotros, sino el propio mercado y la explosión del boom inmobiliario.

La segunda es tanto una consecuencia, como una realidad fruto de las dudas creadas por los poderes públicos sobre el territorio, que ha puesto a todas las empresas del polígono en constante espera, ayudando tanto a la huida de algunas empresas hacia la corona metropolitana por el precio supuesto del suelo de nuestra ciudad en la época, como a la dejadez y falta de inversiones en mantenimiento.

La gran acogida del proyecto de transformación hacia residencial de los empresarios de la zona Estadella en su mayoría, es el corolario de unas expectativas cuya condición imprescindible era el mantenimiento del boom especulativo.

Hoy resulta claro:

1. La inviabilidad momentánea, subrayo lo de momentánea, del proyecto de transformación del polígono Verneda- Estadella, al menos en lo concerniente al Bon Pastor.

2. La necesidad de garantizar los puestos de trabajo que va unida a la viabilidad de las empresas del polígono.

3. La necesidad de acabar por una vez con toda la incertidumbre urbanística que de continuar pondrá tarde o temprano en valor de nuevo el suelo del mismo.

Pero lejos de la inconsistencia de los estudios municipales cuyo principal avalador fue Acebillo existe una dejación histórica en que también caen los movimientos vecinales de los barrios con industria. La dejación de la urbanización de las zonas industriales, como si no fuera barrio a defender, como si en los entornos de las empresas no hubiera vida urbana. Será un tema que el conjunto del movimiento vecinal tiene que reflexionar. Porque de hecho en Bon Pastor no sólo incide sobre el Polígono, sino también sobre el conjunto de enlaces con los otros barrios del entorno, Baró de Viver, Sant Andreu, Verneda…cuya  conectividad peatonal es dificultosa y triste.

4. Cooperación y Comunidad

Richard Sennett es un sociólogo que ha publicado recientemente Juntos, un libro que trata sobre los rituales, placeres y políticas de cooperación. En estos momentos este es un tema fundamental.

Las interrelaciones entre barrio y movimiento obrero han sido importantes, no sólo por ser trabajadores, sino sobre todo por tener consciencia de serlo. Esta es una de las cosas más llamativas desde el exterior, el orgullo de pertencía. En Sant Andreu se habla mucho del orgullo de pueblo, pero allá, es un orgullo de una parte, normalmente perteneciente a sectores bienestantes propietarios de comercios, o antiguos propietarios de suelo y sus descendientes.

Vuestro orgullo de pertenencia tiene que ver mucho con la interrelación social que se da en un barrio en donde el entorno residencial es pequeño, y donde todos se conocen o presumen de conocerse.

El centro comercial de la Maquinista plantea una ruptura con el comercio tradicional, pero sobre todo con las formas de vida comunitaria que aún quedan, trasladando, sobre todo entre los jóvenes, el ocio y el paseo a las calles interiores del propio centro comercial. Conformando un ocio en torno al consumo, y muchas veces trasladando a los jóvenes necesidades inexistentes muchas de las cuales están lejos de sus economías. Son algunas de las marcas, Apple, Nike, Agustín Dominguez…. Traslada muchos fines de semanas familias enteras e incide en la desertización de vida propia en Bon Pastor y Baró de Viver.

Es verdad que ha creado empleo, pero también es cierto que dicho empleo es precario, mal pagado y con horarios en muchos casos partidos, propio de una Barcelona basada en la hostelería y el turismo.

Desde el punto de vista comercial compite desigualmente con el mercado, cuya ubicación anterior se me antoja del todo improcedente; pues difícilmente podrá subsistir con la masa crítica de población del Bon Pastor de las Casas Baratas, Enric Sanchis y Estadella.

Hoy las facilidades de comunicación, Carrefour y los super ponen en entredicho cualquier posibilidad de un mercado que no tenga capacidad de atraer a gentes del exterior del propio barrio, o competir en cercanía con el Centro Comercial.

Pero si los mercados son lugares de intercomunicación también lo eran los paseo, la calle, el centre civic… el Centro Blanco en cierta medida era una fuente de relaciones mejor que el Centro Civic…no es que sea un mal Centro, aunque tenga defectos arquitectónicos, es que se han privatizado los espacios y el bar…eje de cualquier relación de convivencia vecinal no ha funcionado nunca bien.

Las fiestas han jugado siempre un papel en la interrelación; pero hay demasiadas novedades exteriores que no sólo obedecen a La Maquinista, sino al conjunto de medios modernos con que los jóvenes cuentan que trasladan esa interrelación al ámbito de lo privado, como son los móviles o internet. A parte de la televisión y el coche que son los que realmente terminaron con una forma de vida en las Casas Baratas, y no la remodelación de las mismas.

Recobrar espacios y formas para la vida comunitaria en Bon Pastor no se puede hacer desde la intervención pública, sino que debe partir de la propia sociedad civil y la administración pública plegarse a ella,  voy hacer una provocación, pero no es una provocación en el sentido utópico del término, sino porque este es realmente el camino en el que creo, las propuestas de la provocación sobre el barrio y la recuperación de la vida comunitaria son radicales, pero no por ser Bon Pastor, sino porque que muchas de las cosas que ha hecho el Ayuntamiento en este sentido no sirven, se han de repensar desde  cero.

a) Un barrio una sóla escuela pública de primaria y secundaria. Existe espacio entre el Bernat de Boil y el Cristobal Cólon. Sólo una.

b) Centro cívico gestionado en forma de Ateneo por los propios vecinos. No por las entidades.

c) La concepción intergeneracional del Centro Cívico aunque con espacios diferenciados.

d) Terminar con el Casal de la Gent Gran que pasaría a formar parte del conjunto de locales del Centro Cívico. También anexar a la gestión del Centro Cívico el local de la Plca. De la Maquinista.

e) Creación de un centro de barrio fuerte en equipamientos y poner en primer plano el PERI d´Enric Sanchis.

f) Inmediata invitación a las comunidades de vecinos de la Maquinista para que incorporen alguna persona a la Asociación de Vecinos.

g) Trasladar la fería de la fiesta Mayor y ampliarla en el Parque de la Maquinista.

h) Invitar al Centro Comercial, no ha financiar, que también, sino a celebrar las fiestas mayores.

i) Necesidad de creación de paseos amables hasta Baró de Viver, hasta la Verneda y Prim, hasta Sant Andreu.

j) Potenciar las necesidades de las entidades deportivas y extender su radio de acción.

Si estas son las recetas provocadoras en torno a la acción de los propios ciudadanos, acabo con otra serie de medidas fundamentales para el barrio.

Urbanísticas:

Necesidad de un Plan Director que aglutine lo que hoy son miradas sobre sectores concretos, ya sean las Casas Baratas, Enric Sanchis, La Maquinista, El Polígono.

El centro del barrio con las viviendas de la Maquinista se ha trasladado hacia un lugar aún no urbanizado, desde mi punto de vista este lugar central que debiera recoger el futuro mercado, el ambulatorio, residencial de conexión del conjunto La Maquinista con el actual núcleo antiguo, es Mercedes Benz.

Por lo cual se debe diseñar primero lo que queremos que sea esa pieza central y luego incluirla en un plan más amplio, donde se pueda compensar a Mercedes por los terrenos que el barrio necesita para coserse.

Si no somos capaces de pensar globalmente el conjunto de la Verneda Industrial, Montsonys, Estadella y Mercedes, las multinacionales y las empresas lo harán parcialmente cuando les interese.

Económicas:

El plan en torno al Polígono Industrial era una barbaridad, pero hay algo peor que dicho Plan, no hacer nada.

No hacer nada significa un futuro incierto y la continuidad de expectativas de un sector de propietarios del suelo industrial cara a un futuro mejor. Las naves se deterioran, se convierten en almacenes, la industria no se fia para empezar negocios de envergadura en dichos espacios, las inversiones en mejora tecnológica se paran.

Mi visión del conjunto del polígono es doble, por una parte acometer un planeamiento parecido al 22@ que de ventaja comparativa a los propietarios de suelo para ponerlo en un nuevo mercado industrial y por otra parte, aunque sea cierto que destruye tejido social hay que aceptar que la Maquinista como Centro Comercial es una realidad, se trata pues de aprovecharla en lo que nos interese como creador de sinergias con el entorno, para diseñar en todo el espacio industrial entre Sant Adría y Baró de Viver, una recalificación de suelo en torno a la calificación de la propia Maquinista de suelo productivo compatible con residencial, y la posibilidad de hacer crecer en su entorno nuevos comercios, tipo Montigalá en Badalona, compatibles con una conexión residencial Baró de Viver/ Bon Pastor.

Creo sinceramente que Baró de Viver no es sostenible ni urbanística ni socialmente sin formar parte de un futuro barrio que incluya también Bon Pastor.

¿Dónde está Wally?

Cuando preguntas a un vecino sobre el Triángulo Ferroviario, muchos no saben que existe, otros lo habrán oído, algunos te explicaran donde está.

Está en nuestro barrio.

En el Triángulo Ferroviario están las cocheras de autobuses, y en el subsuelo las de metro.

En su día se proyectó un edificio de oficinas y de equipamiento cultural para la ciudad sin definir, pues esta ciudad funciona así, a veces se define el contenedor sin contenido. Consistirá si algún día se llega a construir, en el edificio de las novias, cuyo autor es el arquitecto Richard Gehry.

En otro extremo, junto al Baró de Viver irán las cocheras de Talgo y tal vez un centro de reparación de la los trenes de Alta Velocidad.

La formación profesional ligada a las comunicaciones se instala como una de las posibles bases de salida de trabajo real para nuestro futuro.

Ese es uno de los objetivos esenciales del conjunto del distrito y no solo de Bon Pastor, aunque a nosotros nos interesa más por la precariedad laboral en nuestro barrio.

Y a ese proyecto debemos dedicar muchos esfuerzos consensuados.

Eso requiere tiempo, pero también requiere necesidad vital de que el conocimiento y las necesidades de los barrios de nuestro distrito sean compartidos. Excepto en pequeñas cosas o casos muy esporádicos ya no existen decisiones en el mundo del distrito que tengan que ver con un solo barrio. Todos los barrios del mismo piden su centro de formación profesional, pero hay que poner el conjunto de esfuerzos de todos en un centro de formación profesional….y eso es imposible con la dispersión existente en el mundo asociativo y porque no decirlo también “del mirarse en el ombligo de cada cual”.

Termino, sólo decir que cada barrio tiene su historia, el río Besos transcurre, en realidad no existe la parte de Barcelona del río Besos, las dos laderas pertenecen al municipio de Santa Coloma, pero el río era un obstáculo, no una frontera. La frontera fue un mal regalo del proceso Olímpico por necesidades de la ciudad. El cubrimiento de las vías férreas puede permitir que la frontera imaginaria que mis padres habían asumido se esfume, de hecho está muy diluida y trasladada a los confines, tras el Centro Comercial. El río ha sido horadado por abajo, el metro, pero hará falta imaginación para que un día se pueda pasar por arriba también de forma agradable. A lo mejor ya es hora de crear una plaza de encuentro sobre el río y no un simple puente. Las aguas fluyen…este es el Bon Pastor que veo, no hace falta ser el barrio número uno, ni el mejor, sólo el nuestro, la Asociación de Vecinos de Bon Pastor ha sido el estandarte de casi todos los logros vecinales de nuestra historia.

A veces el día a día lo envuelve a uno, eso le pasa a los gobernantes, pero pararse no es perder el tiempo…a veces hace falta ver si el camino construido era el que queríamos o que parte queríamos y cual no, y poner a sembrar nuevos cultivos, porque donde estamos es sólo bonito, pero hay más paisaje que vida…

No he querido entrar en más cosas, me parecen suficientes para dialogar.

Gracias

J. Camilo Ramos es coordinador de Esquerra Oberta

Anuncis