Catalunya, …, la pobreza solo cambia de dueño, y se queda.

Catalunya, …, la pobreza solo cambia de dueño, y se queda.
Joaquin Claveria Villodres

El Muy Honorable President de la Generalitat, indiscutible líder neoliberal de Occidente, pretende llevar a buen puerto el proyecto soberanista de una Catalunya libre, oprimida hoy por hoy por España, que no, por Europa.

Supongo que entrar en un debate abierto sobre lo que ya en tertulias televisadas y radiadas; en los diarios, ¡¡ independientes !!, o no; en televisiones y radios, ¡¡ independientes !!, o no, se habla al respecto, y con opinadores de todo tipo y nivel, me llevaría a no plasmar una de las realidades que hoy vive Catalunya, LA POBREZA..

Apuntar primero que es vergonzoso que los que han llevado a Catalunya a una quiebra económica, social, laboral, cultural, sanitaria, etc., se alcen en pro de no sé qué tipo de democracia para salvarnos.

Se podrían enumerar los posibles culpables, pero haya ellos, sus mentiras y sus votantes.

La realidad de este país, Catalunya es que:

Según datos del INE citados en un estudio del profesor de la UPC Sebastià Sarasa, L’impacte social de la crisi a l’àrea metropolitana de Barcelona i a Catalunya, la pobreza global en Catalunya en el 2011 era del 22%: el 14,3% de pobreza moderada y el 7,7% de pobreza extrema. En el 2006 había, según la misma fuente, un 15,5% de pobreza moderada, y un 3,5% de extrema (la mitad que cinco años después).

Hay un 30% de pobreza infantil , según Pau Marí-Klose Profesor de Sociología en la Universidad de Zaragoza., el caso de la pobreza infantil en Catalunya es especialmente preocupante: «Ha crecido entre el 70% y el 80%». En el 2008 la pobreza moderada en menores de 16 años en Catalunya era del 17,6%; en el 2009, 23,4%; en el 2010, 23,7%; en el 2011, el 26,4%. El profesor afirma que no hay datos oficiales actuales, pero añadió que la pobreza de los menores de 16 años ronda ya el 30%.

Un último apunte de Marí-Klose: «La pobreza estructural no existe como concepto académico». En todo caso, «crónica», pero nunca inevitable: «Con política social se elimina la pobreza». Y si existiera, dice Jaume Clupés, presidente de Fedaia (que agrupa a las entidades catalanas dedicadas a la infancia), la pobreza estructural en Europa está en porcentajes muy inferiores a ese 19%: admitirlo como algo inevitable sería «admitir una derrota».

El informe INSOCAT, elaborado en 2013 por la Entidades Catalanas de Acción Social (ECAS), es bastante contundente: el 60% de los hogares catalanes tienen dificultades para llegar a final de mes, la tasa infantil de riesgo de pobreza crece vergonzosamente (afecta a uno de cada cinco jóvenes); se ha multiplicado por cinco la población catalana en pobreza severa (del 1,15% en 2008 al 4,98%); un 13,7 de los catalanes son pobres a pesar de tener un trabajo debido a una reforma laboral que ha generado mas precariedad.

Según el Síndic de Greuges que 50.000 niños y niñas están en situación de malnutrición.

Y para redondear, en los presupuestos del 2014, del gobierno de CiU, y ERC, su complice necesario, la pobreza no ha sido una de sus prioridades, siendo unos presupuestos antisociales.

La sociedad catalana se ha movido y 121.191 personas han firmado una Iniciativa Legislativa Popular, para reivindicar una renta mínima garantizada de 7.967 € a toda persona que la necesite.

En el Estatut d´Autonomia de Catalunya (¿está vigente?) ya existe el artº. 24.3, y según Lei 13/2006, de 27 de Julio, que establece el indicador de rentas de suficiencia para la valoración del estado de necesidad, y fija la cantidad de 664 € por 12 pagas al mes.

CiU y ERC, tienen un reto a superar, y se trata pues de que lo legislado se cumpla y que a todas aquellas personas que están por debajo del umbral de la pobreza, se les haga justicia.

Moralmente estamos derrotados, por esta, y otras cuestiones, por lo que los ciudadanos de Catalunya nos vemos obligados a cambiar el futuro para que la pobreza sea erradicada de nuestra sociedad.

¿Cómo?.

Pensando bien a quién votaremos en un futuro muy próximo, porque de romanticismos y banderas no viven los pobres.

Anuncis