No hablamos de un puesto sino de funcionamiento democrático en IU

No hablamos de un puesto sino de funcionamiento democrático en IU
Andrés Lozano Pino

Después de que en el último Consejo Político Federal se hayan confrontado dos candidaturas alternativas, la de la mayoría de IU, conformada básicamente por el PCE, que obtuvo el 77,4%; y otra de la minoría, referenciada en Izquierda Abierta, que logró el 22,6%, parece una cacicada que se pretenda asignar a esta última el puesto número nueve de la candidatura a las europeas. Esto no ocurriría ni con la poco proporcional ley d`Hont. Pues, con esos resultados, si se tratara de unas elecciones, la asignación resultante adjudicaría el cuarto puesto electo a la lista minoritaria.

En Izquierda Unida se logró hace bastante tiempo que cuando hay listas alternativas se respete la proporcionalidad, que con los resultados que se han dado en este caso significaría que los tres primeros puestos deben corresponder a la lista mayoritaria y el cuarto a la minoritaria.

Dicho esto, parece poco coherente que una organización que crítica la actual ley electoral, porque perjudica a las minorías al no respetar la proporcionalidad en la asignación de cargos públicos electos, actúe de esta manera. Reivindicar proporcionalidad democrática hacia fuera y no practicarla en el interior de la propia organización, además de tratarse de una incoherencia, hace poco creíble dicha exigencia democrática para el conjunto de la ciudadanía.

Otra cosa distinta, que se puede entender perfectamente es que como resultado de la negociación para formar una coalición de izquierdas con otras fuerzas políticas no pertenecientes a Izquierda Unida, como es el caso de Anova, ICV, o Chunta Aragonesista, se determine que, en la candidatura de esa coalición resultante, Izquierda Unida ocupe los puestos primero, segundo, cuarto, sexto y séptimo, y los socios de coalición el tercero, quinto y octavo. Eso explicaría que el candidato número cuatro de Izquierda Unida, el que le corresponde a la lista minoritaria, la de Izquierda Abierta, fuera en el puesto número seis de la candidatura final de esa coalición.

Lo que no es entendible, es que la mayoría de IU, básicamente el PCE, introduzca a varias personas en la candidatura de IU, pero no las contabilice entre la cuota de representación que corresponde a esa mayoría en la candidatura, y se sirva de este pretexto para desplazar a la lista minoritaria del puesto que según los estatutos le correspondería. Todo ello fundamentado en que dichas personas son miembros de la dirección de una asociación o un sindicato, pero sin que medie ningún acuerdo electoral como tal con dicha asociación o sindicato. Este proceder resulta tan peregrino y poco democrático como lo resultaría, en sentido contrario, el hecho de que la minoría propusiese a una persona para ocupar el segundo puesto, pero que en función de que sea miembro de tal marea social, sindicato, colegio profesional o institución, se contabilizara dentro de la cuota de representación de la mayoría, a pesar de ser una propuesta realizada desde la lista minoritaria alternativa.

Con todo, la mayor gravedad gravedad de este comportamiento no estriba en que Izquierda Abierta no ocupe finalmente el sexto puesto que estatutariamente le corresponde en la candidatura con la que IU concurra a las europeas. Lo realmente grave es que la mayoría, sustentada en el equipo dirigente del PCE, se salta a la torera en su propio beneficio las reglas de funcionamiento democráticamente establecidas por la Asamblea federal de IU, máximo órgano decisorio de la esa organización. Lo peor es que al hacer caso omiso de las normas que regulan, entre otras cuestiones, las relaciones entre mayorías y minorías, se crea un precedente de filibusterismo y juego sucio que deja heridas de muerte la confianza mutua entre las distintas partes que integran ese todo que se llama Izquierda Unida. Y este puede ser el talón de Aquiles para el futuro y la pluralidad interna de una Izquierda Unida que aspire a ser algo más que una mera marca electoral bajo cuya cáscara solo se encuentra el Partido Comunista.

Anuncis