Relato de acontecimientos CPF IU 1 de marzo

La comisión electoral de 15 miembros creada tras el Consejo Político Federal de Izquierda Unida del 11 de enero se reunió por última, y segunda vez, el viernes 28 de febrero. Fue una reunión testimonial en la que no se acordó ni compartió nada más que la intención de la mayoría de presentar a Willy Meyer como cabeza de lista.

Hasta entonces, las comunicaciones entre la dirección de IU e IzAb habían dejado claro que por nuestra presencia en el CPF y para dar lugar de salida a la minoría mayoritaria, el puesto de correspondencia, tras haber cerrado las alianzas con ICV y Anova (3 y 5), era el 7º lugar; aunque sabíamos que numéricamente nos correspondía el 6º, por cuestiones de género y para introducir en el número 2º a alguien de consenso, el 7º lugar era comprensible.

Toda esta información se comparte y pone sobre la mesa en el CPF de IzAb convocado a tal efecto el viernes 28 por la tarde, para decidir finalmente nuestra postura. Existen dos posiciones: una minoritaria que opta por presentar lista alternativa en el CPF del día siguiente para marcar perfil político; otra más extendida apela a cerrar lista y esperar a la reunión de primera hora de la mañana para comprobar si la pluralidad y el consenso no se rompían; siempre se recuerda el proceso endiablado aprobado por la mayoría y la pantomima de la comisión electoral. Esta última opción se hace fuerte en la confianza de que, aunque haya dos listas, el 6º puesto en votación está asegurado.

Paralelamente la mayoría se reúne en Olimpo. Puertas cerradas, federaciones (no todas), dirección… Al término nos llegan “rumores”, no comunicados oficialmente: nos relegan a partir del 11 puesto. El relato de la lista, justo a partir del 7 comprometido, no tienen nada que ver con todo lo hablado.

Comenzamos a confeccionar lista alternativa: la proporcionalidad estatutaria nos asegura que con un 20 – 25%, la representación de la minoría en los órganos, la pluralidad tenga reflejo en la 6º/7ª posición.

Benditos Estatutos.

Reunión con la mayoría el sábado 1 a las 9.00 hrs., ya en el contexto del CPF. Nuevas noticias: se aprobarán normas ‘ad hoc’ para este proceso en el CPF; se blindarán puestos 2º y 7º, con nombres y apellidos no consensuados y propuestos, elegidos y decididos por la mayoría (para más INRI militantes de sectores concretos de la mayoría IU-PCE Madrid); también de forma ‘ad hoc’, se reserva el 8º a un hipotético pacto con la CHA, no cerrado; otros dos, Pisarello entre ellos, propuestos por la mayoría, irán el 9º y el 10º…

Los rumores no sólo eran ciertos sino que además el inaudito, y antiestatutario, blindaje de puestos, hacen de la realidad algo bastante más crudo que aquellas primeras noticias. ¿Benditos Estatutos?

Todos los miembros del CPF de IzAb, la CUT y otras minorías de Murcia, CYL, Extremadura, Navarra, Madrid… tienen la misma lectura: pucherazo y taimado intento, aprobando reglas al gusto, poniendo en pie prácticas desconocidas en los casi 40 años de IU, de relegar a la minoría al ostracismo y copar exactamente todos los puestos de posible salida con personas propuestas por, afines a o directamente miembros de, sectores concretos de la mayoría.

Tras una serie de intervenciones en las que los compañeros y compañeras de IzAb y CUT defienden la integridad de las normas y la esencia democrática de IU, basadas en el consenso, la pluralidad y la garantía de coexistencia y convivencia de las minorías, otras en cambio hablan de números y nos relegan al 6º de IU, según los números del CPF que ellos hacen, y al 11º de la lista, por blindajes y acuerdos aprobados “democráticamente” esa misma mañana; nos invitan a presentar lista alternativa y votar sin más.

Tanto en la defensa de las listas como en la de los argumentos previos, debemos agradecer a los compañeros y compañeras Luis García Montero, Gorka Esparza, Pedro Chaves, Raúl García, Antonio Cortés, Montse Muñoz, Gaspar Llamazares, Eva Jiménez, Tasio Oliver, José Mesa y Álvaro García Mancheño (estos CUT), el haber llevado el peso no sólo de los argumentos propios sino también del desarrollo político de todo el CPF.

Las intervenciones en pro de la unidad, la esencia de IU, la no ruptura de las normas y la apelación a los Estatutos, además de al sentido común y democrático de nuestros compañeros/as, primaron en nuestras intervenciones.

La lista alternativa encabezada por el vencedor de las primarias de IzAb, Tasio Oliver, contenía además a personas de la CUT y de otros espacios independientes. Tras el recuento, y a pesar de la ausencia de 4 miembros natos, la candidatura alternativa consigue 47 votos, el 22,6% (23% ponderado), correspondiente a los puestos 4º y 8º de IU.

Los Estatutos (benditos o mancillados) explicitan claramente que:

  • Para 3 o más veces siendo candidato la votación de la persona en cuestión debe superar el 60% y votarse por separado.
  • Al haber dos listas se debe establecer un mecanismo de consulta a las bases.
  • El sistema de representatividad de IU es proporcional e inviolable, estando la dirección facultada para cerrar acuerdos electorales con otras fuerzas políticas (nada más).

Tras la votación se decidió, junto a la CUT y resto de miembros de la minoría que compartían posición:

  1. Hacer llegar nuestra firme petición del cumplimiento exhaustivo del resultado de la votación y de los propios Estatutos, toda vez que la mayoría rompe unilateralmente el consenso y aprobó reglas antiestatutarias in situ y para la ocasión.
  2. Llevar la cuestión, si no se rectificaba, a la Comisión de Garantías Federal.
  3. Reservarnos el derecho a otro tipo de acciones para hacer cumplir los Estatutos de la organización en la que convivimos todos y que se respete la esencia de IU tras el intento de conculcar sus preceptos fundacionales.

¿Por qué?

Porque si se permite la ruptura en IU de las reglas de juego estatutarias y democráticas una vez, esto se puede convertir en un peligroso precedente que se utilizará al antojo de la cúpula de turno.

Desde los inicios de IU, nunca se había visto que la regla de oro interna, la representatividad proporcional, se hubiera roto con argumentos tan poco sólidos, sin consenso y en beneficio de la mayoría.

Anuncis