Izquierda Abierta valora positivamente los resultados electorales y conmina a la suma de la izquierda social y política

La Ejecutiva Federal de IzAb realiza una primera valoración de los resultados de las pasadas elecciones al Parlamento Europeo, que deben considerarse como muy positivas. Lo son para el conjunto del país y de la sociedad y lo son también para la izquierda.

         El rasgo más destacado ha sido reiteradamente señalado: la crisis electoral del bipartidismo, un varapalo que va más allá de un hecho testimonial. La pérdida de más de cinco millones de votos del PP y del PSOE respecto a las anteriores elecciones europeas y más de 30 puntos porcentuales evidencia el rechazo a unas propuestas políticas que, en el contexto de la gestión de la crisis han empobrecido a la mayoría y han mostrado el compromiso de los dos partidos con las elites financieras y económicas.

         Pero ha sido también la expresión contundente de una impugnación al modelo bipartidista en su conjunto: a su ocupación excluyente de la mayoría de las instituciones, a su convivencia con la corrupción, a sus privilegios… la mayoría del país ha dicho en estas elecciones que YA es suficiente.

         La izquierda ha mejorado espectacularmente su representación. Izquierda Unida ha triplicado sus resultados mejorando con mucho su situación anterior. Y la irrupción de Podemos muestra las opciones y oportunidades que se abren para la izquierda en la construcción de un bloque social y político alternativo. Otras fuerzas como Compromis/Equo han conseguido también resultados que sumar a esta reflexión sobre la mejora de los resultados en el seno de la izquierda.

         IzAb quiere incidir, justamente, en las oportunidades que se abren en este nuevo ciclo político. La suma de votos de IU y Podemos y otros se aproxima al 20% y expresa diferentes sensibilidades en el seno de la izquierda que pueden y deben confluir: ese mismo horizonte ha sido reiteradamente vaticinado por IzAb tanto dentro como fuera de IU; la realidad constata hasta qué punto esas previsiones estaban en lo cierto.

         Era el momento, y lo sigue siendo, porque lo importante de estos resultados para el conjunto de la sociedad es que se hace tan visible como pensable la construcción de una alternativa de izquierdas transformadora a las actuales políticas austericidas.

         Desde IzAb creemos que la propuesta de un nuevo proceso constituyente en nuestro país es, desde el día 25 de mayo, una exigencia programática de la izquierda a la que representamos, y comenzamos desde YA las necesarias reflexiones y tareas para conseguir una suma que propicie el cambio político y social en España.